miércoles, 19 de marzo de 2014

Editorial de moda bajo el frío

Si, dije que volvía y tardé otros 5 meses en escribir mi blog. Pero el caso es que montar una empresa de eventos, llevar su blog, seguir trabajando de fotógrafa y cocinar sin parar lleva más tiempo del que pensaba.
Así que una vez liberada de trabajar de dependienta en una tienda y lanzarme a la fama, intento volver a este loco mundo de los bloggers.

Y que mejor manera que mostrando lo último que he hecho.
Una editorial bajo el frío cielo de Madrid.
Viernes, 8 de la noche, 2 grados, viento... todo comodidades para mostrar una colección de primavera verano. Menos mal que las modelos están preparadas para todo, porque mientras yo estaba congelada llevando un abrigo y bufanda, ellas iban con un vestido de gasa y sandalias.

La inspiración de este shooting era la mujer Vs la ciudad. Una mujer fuerte, altiva, ajena al mundo exterior y muy muy glamurosa. Para esto conté con la maravillosa mano de Sergio Rodriguez como estilista y los pinceles mágicos de Lisa Bodrug para maquillar. Y amigos muy pacientes que sujetaban mantas.

Uno cuando ve una editorial en una revista no sabe la gente que trabaja detrás. No solo es un trabajo de muchos días, si no de mucho movimiento, de compaginar agendas de varias personas y de hacer la vida más cómoda a todos. Por esto creo que es muy importante tener fotos de making of, para que toda esa gente que está detrás pueda ser valorada.

























Una noche cargada de chocolate caliente, música a tope en el coche, risas, paseos con grandes tacones, mucha expectación de ciudadanos transeúntes y sobre todo mucho humor.
Para ver el resultado de tanto trabajo habrá que esperar unos meses ;)


martes, 1 de octubre de 2013

Un año después...

Y después de un año vuelvo a aparecer!!
Digamos que sucumbí a la crisis del bloguero y la inspiración para escribir desapareció.
Y como hacemos los españoles de "bueno mañana lo hago" se convirtió en "bueno nunca lo hago"
Pero como los errores están para aprender vuelvo a la carga con mas ideas y espero, que con mas paciencia.


¿Y qué puedo decir después de tanto tiempo?
Pues que mi vida sigue siendo un poco igual; caótica como yo soy, con algunos cambios sustanciales. El primero introducirme en el mundo del emprendedor y empezar desde cero una empresa de eventos con mi prima y dos amigos. Fiestas hemos hecho pocas pero la ilusión y cariño con lo que lo hacemos nos hace ser una empresa muy válida.
También, he hecho algunos avances en mi carrera, que aunque no me sacan de pobre, si consiguen hacerme creer que casi lo estoy logrando. Un lookbook para una firma bastante conocida, imagen de marca para una diseñadora, algunas publicaciones en revistas online y tres meses de trabajo en una productora. Así que ahí sigo en ese mundillo tan cerrado que es la fotografía de moda, que sin contactos ni dinero los escalones de subida son bastante espaciados, pero que como dice mi abuela son "sin pausa pero sin prisa"

Otros cambios que ha habido este año es el boom de bodas. Esa etapa por la que todos pasamos en un momento de nuestras vidas. 6 bodas he tenido este año, de amigos, primos, mejores amigos, amigos de amigos... vamos que mi armario esta bien surtido de vestidos de noche y mi cartera echando humo.
Pero he de decir que como futura empresaria de eventos, las bodas me encantan. Son alegres, dinámicas, son la excusa perfecta para ir a la peluquería y gastarte un dineral en un recogido, por que tu lo vales, estrenar esa barra de labios de Chanel que solo usas en las fiestas y ponerte el perfume que te cuesta 20 euros el ml. Nos encanta sentirnos guapas y sobretodo cotillear-criticar todos los looks de las demás invitadas, porque reconozcamos, las mujeres nos vestimos para las mujeres.
Luego también esta la parte en que mujeres románticas como yo disfrutamos viendo las caras felices de los novios, el primer baile, las lágrimas del padre de la novia... y todas esas cursilerías que te hacen beber dos copitas de mas en la barra libre.






















Como colofón final el resto de mis descubrimientos que recomiendo a todo el mundo.
Me he hecho cuenta en Histagram y estoy totalmente enganchada, me encanta cotillear la vida de los famosos.
He probado el shushi y se ha convertido en mi cena predilecta, mucho sabor, pocas calorías.
Me he introduciodo mas de lleno en el mundo de la cocina y repostería: ya se hacer a la perfección tartas fondant, cupcakes, popcakes y todos los demás cakes. He hecho mis primeras galletas de mantequilla, mi primera crème brulée y hasta panecillos de ajo.
Me he hecho mechas que de lo naturales que las quería, nadie me las ha notado.
Me he apuntado a una protectora de animales y le he salvado la vida a 5 gatitos.
He ido al gimnasio, he durado 4 meses y he pagado 6.
He conocido París y he tomado macarons en Ladurée.
Y lo más importante he vuelto a escribir mi blog.







































Ilustraciones de Jordi Labanda


No cambien de canal!

La chica del lazo rojo









viernes, 19 de octubre de 2012

El mundo de las tallas


Creo que este post va a ser un poco a lo Bridget Jones.

Antes el mundo de la moda y confección funcionaba según las medidas de la mujer, lo cual era maravillosos, porque no solo tus medidas eran casi únicas sino que además nadie se enteraba de ellas excepto tu modista. Pero no se quien tuvo la espantosa idea de que eso no iba a funcionar e inventó las distintas tallas para encasillar a las distintas medidas.
Seamos claros, todas las mujeres somos distintas; unas tienen más culo y menos cintura, otras tienen mucha cintura y mucho culo, otras no tienen pecho, otras tienen la cadera estrecha... con tanta diversidad de forma ¿como esperan que todas encajemos en las mismas tallas?
Y lo peor es que para excusarse de su mala idea inventaron los "tipos"
Cuerpo tipo pera, tipo puerta, tipo diábolo... ¡el colmo! no solo hay que estar agobiadas por encajar en una o dos tallas si no que encima tienes que buscar tu equivalencia en "tipos" para sentirte aceptaba en la sociedad y saber en que tallajes puedes meterte.
¿Por qué no universalizaron las modistas en vez de el pret a porter? Resultaba mucho mas seguro y mucho menos humillante porque como se dice muchas veces, y solo en este contexto puede ser un poco válido,  la ignorancia es felicidad.


Y os preguntareis a que viene esto, pues bien, yo soy del tipo de mujeres que cuando respira aire engorda. He tenido esa mala suerte de heredar una constitución en el que el chocolate es el gran enemigo y la lechuga tu gran aliado. Y para colmo problemas hormonales hacen que engorde aún más. Resumiendo, un asco. Así que entenderéis porque tengo un odio racional a las tallas, a probarse pantalones, comprarse bañadores y elegir un vestido de fiesta.
Pues bien, el otro día estaba con mi madre comprándome pijamas en la típica tienda de pijamas que no voy a nombrar porque no me pagan comisión, cuando empecé a mirar unos pantalones  anchos dudando si coger una M o una L, cuando mi madre apareció y me dijo eso que siempre dicen las madres y que se sienta como una patada en el hígado "coge la grande estarás mas cómoda"
La miré con los ojos un poco entrecerrados y me acerqué a la señorita de probadores cuando la gran humillación tuvo lugar, le enseñé los pantalones me pregunto: ¿es para ti? asentí, me miro de arriba abajo y entonces dijo esas horribles palabras, "entonces una L"
Ala lo suelta así sin más, como quien te quita una tirita sin avisar, usas la L, como diciéndote eres grande asúmelo... Tendrían que hacer que las dependientas de las tiendas fueran muy feas, así por lo menos tendríamos un consuelo :P


















A partir de ahora me voy a buscar una modista... ;)


martes, 2 de octubre de 2012

Camilla Akrans

Que esté en descubrimientos no significa que la acabe de descubrir, Camilla Akrans está muy presente en mi vida profesional, para mi es una inspiración.
Juega con la luz, cambia los colores sin ningún tipo de miedo y fotografía desde ángulos que no sabíamos ni que existían.




Como veis siempre he sido fan de su trabajo, pero quería recalcar este editorial que acabo de descubrir, porque creo que es una obra maestra: la luz apagada, la superposición de fotografías, las texturas de los cuadros, el maquillaje... Todo es perfecto. Poesía visual. 















lunes, 24 de septiembre de 2012

Porque acabé de chica luz en una hamburguesería

En el mundo del arte todos sabemos que empezamos a trabajar de gratis, continuamos unos años trabajando gratis y cuando llegamos a los 30 seguimos trabajando gratis.
Por ello la ayuda entre compis de profesión es algo fundamental.
Yo te ayudo a ti a sujetar una luz, tu a mi a preparar unos flashes, yo te dejo un trípode, tu me dejas una cámara.. y así vamos creando nuestro grupito fijo con el que vamos saliendo adelante.
Pues bien, el jueves por la mañana fui  ayudar a mi maravilloso amigo y espectacular fotógrafo Pepe Lopez .
Nos conocimos en el master de fotografía. Modesto hasta la médula nunca se hacía ver en clase cuando realmente era el mejor de todos. Un verdadero crack de la composición, la luz y un "caza ambientes" de película.
Tan amigos y tan distintos a la hora de trabajar. Cada uno con su punto de vista. Yo hago 300 fotos y de esas selecciono 40, el hace 30 fotos de las cuales sirven unas 25.
Aunque haga fotografías tiene la forma de trabajar de un director de cine.
Busca rincones entrecerrando los ojos, decide los encuadres fuera de cámara, yo en cambio lo hago tras ella, descubre lugares maravillosos entre lo mas cochambroso de Madrid, te traslada a un restaurante en Japón solo con un click. Verle trabajar es todo un acontecimiento, es todo concentración y exactitud.

Pues hace unos días regresamos a los años 60 entre Japón y EE.UU para realizar una sesión en un restaurante americano de la zona de Sol.

Como actriz principal, la increíble Chacha Huang, como estilista  Fátima Valdes y como maquillador, mi gran amigo Miguel Angel Gomez Tragacete y como iluminación andante, yo. Acompañada por mi gran amigo de sesión el flexo, conocido también por flurescente o luz día.

Resultado una gran sesión, como siempre esperamos de Pepe, mucha diversión, prisas, cigarros, ropa y mas ropa.

Dentro de nada será publicado. No cambien de canal.




miércoles, 12 de septiembre de 2012

Como meter la pata a lo grande

Quien haya trabajado en una revista de moda lo sabe. Las marcas nos dicen lo que saldrá en la publicaciones.
¿Por qué? Pues porque aunque nos guste pensar que lo que sale son las tendencias, lo que la revista dice que es lo que está de moda, lo que mejor queda, el nuevo negro, el nuevo rojo y todas esas cosas que nos creemos y aprendemos para ser las más fashions del planeta, resulta que es mentira. 
Todo lo que nos ponen es exigencias de la publicidad.
Si, desgraciadamente es así. 




















Cuando entré a trabajar a Harper's Bazaar (una de mis revistas favoritas), entré con ese optimismo con el que crees que vas a conquistar el mundo.
El primer mes pensé que tendría alguna oportunidad para ello. El segundo, ante una negativa para salirme un poco de lo que hacia en la redacción, empecé a ser un poco realista. Para cuando llevaba seis meses me di cuenta de que solo me querían para recortar vestiditos, maquetar y ayudar a fotografiar bodegones. En una revista si haces bien algo, no te sacan de allí. Así que yo me saqué de la revista. La dejé para gran estupefacción de los que allí trabajaban.
¿Una joven amante de la moda deja por voluntad propia nuestra maravillosa revista?? Creo que eso es lo que se le pasó por la mente, porque en cuanto dejé la redacción me hicieron el vacío.
Si señores el mundo de la moda es así.
Tan exclusivo, elitista, superficial, emocionante y terriblemente cruel con el ser humano normal.


Mis compis y yo en la redacción.
La de la derecha es la nueva directora de arte, un verdadero crack.
















Pero bueno que me voy un poco por la ramas. El tema que me lleva aquí es que trabajando para ellos descubrí que los estilismos que salen en las editoriales de moda, no son las que les ha apetecido al estilista o lo que cree la directora que está mas de moda. No, son la ropa, los modelos o las tendencias que marcan las firmas anunciadas 20 hojas atrás.

Cual es el problema de esto, una gran dificultad para los que no tenemos un showroom y queremos promocionar editoriales por nuestra cuenta. El mejor invento para solventar este problema es el estilista.
Yo después de mucho trabajo, por fin tengo dos con las que contar. Y no sabéis lo cómodo y maravilloso que es eso.

Todo esto venía como introducción a mi metedura de pata. Es lo que tiene llevar pocos años en esto, uno comete errores y esta vez fueron uno zapatos de Zara. 
Si señores, mi posibilidad perdida de publicar una editorial en una revista online y en papel, fueron unos malditos zapatos.

Fue una de esas sesiones  en la que cuentas con grandes marcas con las que poder lucirte. La sesión fue maravillosa, una gran modelo, un gran equipo, una buena iluminación y Valentino, Pinko y Roberto Cavalli para acompañarnos.
Pero hubo un problema,  la falta de zapatos, lo cual intentamos solucionar con marcas un poco mas bajas.

Pues bien, una vez editadas las fotos, mi maravillosa estilista me mandó los créditos de la ropa. Voy copiando al e-mail para enviar a la revista y de repente me di cuenta de que había muchas cosas "vintage", entre ellos los zapatos y tuve la estúpida idea de pensar, "estos zapatos se saben que son de zara y hay muchas cosa vintage, lo cambiré, total en Vogue he visto cosas de Zara".  ¡Error!
No solo conseguí que mi estilista quedara mal ante la revista si no que me tiraron la sesión.
Conclusión, no pasarse de lista y echarle morro al asunto. ¿Quién podría contradecirnos si hubiéramos dicho que los compramos en Portobelo Road...
En fin, uno nunca acaba de aprender.










Planta 20

Planta 20, habitación 07.
Nada más abrir nos inunda el olor a toallas y sábanas nuevas.
Una bandeja para preparar cafés, unos albornoces maravillosos y un set completísimo de baño, nos esperan en la habitación.
La luz se controla por mandos; un tipo de luz para leer, otra para relajarse... Esto es vida.
Observamos las maravillosas vistas de Madrid desde lo alto. La estación de Chamartín, Paseo de la Castellana en todo su esplendor y hasta el final de la ciudad y el principio del campo. Todo un placer para la vista.
A continuación, cerramos la persiana. Si, esta sesión tiene como protagonista la luz artificial. 
Las vistas para otra ocasión. ;)

Os dejo un pequeño ejemplo de lo que nos salió. Gracias a todo mi equipo el resultado está a la vista.




Fotografía: Irene Bujalance