lunes, 24 de septiembre de 2012

Porque acabé de chica luz en una hamburguesería

En el mundo del arte todos sabemos que empezamos a trabajar de gratis, continuamos unos años trabajando gratis y cuando llegamos a los 30 seguimos trabajando gratis.
Por ello la ayuda entre compis de profesión es algo fundamental.
Yo te ayudo a ti a sujetar una luz, tu a mi a preparar unos flashes, yo te dejo un trípode, tu me dejas una cámara.. y así vamos creando nuestro grupito fijo con el que vamos saliendo adelante.
Pues bien, el jueves por la mañana fui  ayudar a mi maravilloso amigo y espectacular fotógrafo Pepe Lopez .
Nos conocimos en el master de fotografía. Modesto hasta la médula nunca se hacía ver en clase cuando realmente era el mejor de todos. Un verdadero crack de la composición, la luz y un "caza ambientes" de película.
Tan amigos y tan distintos a la hora de trabajar. Cada uno con su punto de vista. Yo hago 300 fotos y de esas selecciono 40, el hace 30 fotos de las cuales sirven unas 25.
Aunque haga fotografías tiene la forma de trabajar de un director de cine.
Busca rincones entrecerrando los ojos, decide los encuadres fuera de cámara, yo en cambio lo hago tras ella, descubre lugares maravillosos entre lo mas cochambroso de Madrid, te traslada a un restaurante en Japón solo con un click. Verle trabajar es todo un acontecimiento, es todo concentración y exactitud.

Pues hace unos días regresamos a los años 60 entre Japón y EE.UU para realizar una sesión en un restaurante americano de la zona de Sol.

Como actriz principal, la increíble Chacha Huang, como estilista  Fátima Valdes y como maquillador, mi gran amigo Miguel Angel Gomez Tragacete y como iluminación andante, yo. Acompañada por mi gran amigo de sesión el flexo, conocido también por flurescente o luz día.

Resultado una gran sesión, como siempre esperamos de Pepe, mucha diversión, prisas, cigarros, ropa y mas ropa.

Dentro de nada será publicado. No cambien de canal.




miércoles, 12 de septiembre de 2012

Como meter la pata a lo grande

Quien haya trabajado en una revista de moda lo sabe. Las marcas nos dicen lo que saldrá en la publicaciones.
¿Por qué? Pues porque aunque nos guste pensar que lo que sale son las tendencias, lo que la revista dice que es lo que está de moda, lo que mejor queda, el nuevo negro, el nuevo rojo y todas esas cosas que nos creemos y aprendemos para ser las más fashions del planeta, resulta que es mentira. 
Todo lo que nos ponen es exigencias de la publicidad.
Si, desgraciadamente es así. 




















Cuando entré a trabajar a Harper's Bazaar (una de mis revistas favoritas), entré con ese optimismo con el que crees que vas a conquistar el mundo.
El primer mes pensé que tendría alguna oportunidad para ello. El segundo, ante una negativa para salirme un poco de lo que hacia en la redacción, empecé a ser un poco realista. Para cuando llevaba seis meses me di cuenta de que solo me querían para recortar vestiditos, maquetar y ayudar a fotografiar bodegones. En una revista si haces bien algo, no te sacan de allí. Así que yo me saqué de la revista. La dejé para gran estupefacción de los que allí trabajaban.
¿Una joven amante de la moda deja por voluntad propia nuestra maravillosa revista?? Creo que eso es lo que se le pasó por la mente, porque en cuanto dejé la redacción me hicieron el vacío.
Si señores el mundo de la moda es así.
Tan exclusivo, elitista, superficial, emocionante y terriblemente cruel con el ser humano normal.


Mis compis y yo en la redacción.
La de la derecha es la nueva directora de arte, un verdadero crack.
















Pero bueno que me voy un poco por la ramas. El tema que me lleva aquí es que trabajando para ellos descubrí que los estilismos que salen en las editoriales de moda, no son las que les ha apetecido al estilista o lo que cree la directora que está mas de moda. No, son la ropa, los modelos o las tendencias que marcan las firmas anunciadas 20 hojas atrás.

Cual es el problema de esto, una gran dificultad para los que no tenemos un showroom y queremos promocionar editoriales por nuestra cuenta. El mejor invento para solventar este problema es el estilista.
Yo después de mucho trabajo, por fin tengo dos con las que contar. Y no sabéis lo cómodo y maravilloso que es eso.

Todo esto venía como introducción a mi metedura de pata. Es lo que tiene llevar pocos años en esto, uno comete errores y esta vez fueron uno zapatos de Zara. 
Si señores, mi posibilidad perdida de publicar una editorial en una revista online y en papel, fueron unos malditos zapatos.

Fue una de esas sesiones  en la que cuentas con grandes marcas con las que poder lucirte. La sesión fue maravillosa, una gran modelo, un gran equipo, una buena iluminación y Valentino, Pinko y Roberto Cavalli para acompañarnos.
Pero hubo un problema,  la falta de zapatos, lo cual intentamos solucionar con marcas un poco mas bajas.

Pues bien, una vez editadas las fotos, mi maravillosa estilista me mandó los créditos de la ropa. Voy copiando al e-mail para enviar a la revista y de repente me di cuenta de que había muchas cosas "vintage", entre ellos los zapatos y tuve la estúpida idea de pensar, "estos zapatos se saben que son de zara y hay muchas cosa vintage, lo cambiré, total en Vogue he visto cosas de Zara".  ¡Error!
No solo conseguí que mi estilista quedara mal ante la revista si no que me tiraron la sesión.
Conclusión, no pasarse de lista y echarle morro al asunto. ¿Quién podría contradecirnos si hubiéramos dicho que los compramos en Portobelo Road...
En fin, uno nunca acaba de aprender.










Planta 20

Planta 20, habitación 07.
Nada más abrir nos inunda el olor a toallas y sábanas nuevas.
Una bandeja para preparar cafés, unos albornoces maravillosos y un set completísimo de baño, nos esperan en la habitación.
La luz se controla por mandos; un tipo de luz para leer, otra para relajarse... Esto es vida.
Observamos las maravillosas vistas de Madrid desde lo alto. La estación de Chamartín, Paseo de la Castellana en todo su esplendor y hasta el final de la ciudad y el principio del campo. Todo un placer para la vista.
A continuación, cerramos la persiana. Si, esta sesión tiene como protagonista la luz artificial. 
Las vistas para otra ocasión. ;)

Os dejo un pequeño ejemplo de lo que nos salió. Gracias a todo mi equipo el resultado está a la vista.




Fotografía: Irene Bujalance







domingo, 9 de septiembre de 2012

!A por la siguiente!

Inauguro esta sección en la que voy a hablar de lo que más me gusta en el mundo, mi profesión, la fotografía.
Proyectos, ideas lanzadas al aire, making off, retoque... una ventana a mi trabajo.

Para comenzar, os comento mi próximo proyecto. Una sesión en el hotel Eurostars de Madrid!.
Si, aunque trabaje por las tardes en una tienda de ropa de bebé y no gane dinero con la fotografía, puedo permitírmelo gracias a las maravillosas ofertas que ofrecen  la cadena. Así que este domingo me voy a dar el capricho y aprovechar una gran habitación, unas maravillosas vistas y una estupenda cama de 2x2.


Como inspiración he cogido el pintor que ahora esta en boca de todos los madrileños, Hopper.
Sus obras son representaciones de la soledad y que mejor momento para traspasar este sentimiento al mundo de la moda.

El estilismo será una mezcla de rigidez y tejidos vaporosos, estampados geométricos para hacer mencion a Prada y  tonos lisos para dar paso a los colores de la temporada; burdeos, azul eléctrico, amarillo...

Peinado, trenzas. De todas las maneras; tipo Valentino, Givenchy, moño apretado alto, moño bajo. Las trenzas están en las cabezas de muchas mujeres del mundo. Había que hacerles un homenaje.

Maquillaje, tonos ocres, labios burdeos y coral, pestañas infinitas y pómulos marcados.


Luz: mezcla de continua y flash, proyecciones, bombillas. Todo un collage de iluminación!


A continuación las imágenes que me dieron la idea para lo que resultó después.

En nada el making off!!!